Las Palabras

Las palabras
¡Malditas! se niegan a salir
Viven encerradas
En mi torpe y huraño corazón
Y al arrancarlas
Se llevan trozo a trozo
Cada parte de mi ser
¿Y para qué me resisto?
Al final todas las palabras
Serán liberadas
Y terminaré flotando enhiesta
He incorpórea
En cada hoja de papel
En que escribo

Dinora, 1997

Un comentario sobre “Las Palabras”

Deja un comentario

Las palabras

Anoche no conciliaba el sueño.
Se que no se escribir.
Nunca tuve diario, nunca escribí un cuento, un poema,
Lo guardaba todo para mí.
Cada día lo retengo en mis ojos,
Cada cuento lo atrapé en mi memoria,
Cada verso lo guardé en mi corazón
Cada poema vive en mi alma.
Y sin embargo, fue la casualidad, la que me hizo llegar a ti.
No me tomes por loca o falta de juicio,
Ya me juzgaron así desde mi adolescencia
Pero el día que leí tu dimensión, algo cambio en mi.
He recitado cada uno de los versos.

4 comentarios sobre “Las palabras”

  1. Las mejores escrituras siempre se condensan en el refugio de la memoria, en la caverna del corazñon, en la amplia sala del alma. Sentimientos que al plasmarse en papel se reducen a sensaciones. Pero la verdad siempre está en lo profundo de un ser. En ese sentido somos todos hechos de palabras.

  2. Las palabras: ese «poco de aire movido por los labios», en palabras de Teillier.

    Deberían servir para nombrar lo que vemos, sentimos…….. Al comprobar que el lenguaje se ve sobrepasado por la realidad, entiendo que se vuelven inútiles.

  3. Querida Morgana, no pienses que desnudas tu corazón, por expresarte y pasarás por ello frio, al contrario verás como según vas expresandote cada vez sientes mas paz y cambios internos que te llevaran a nuevos horizontes interiores, además compartir es lo mas bonito que nos queda a los humanos, aprender mirandonos en el espejo amigo.Un beso,

Deja un comentario

Las palabras

Las palabras surgen como los cuerpos
en medio del vacío de las manos
y laten en el aire sus caprichos
para entrar en el alma como dardos.

Las palabras acunan el romance
o rompen las cruces del martirio
pero siempre nos inundan de luceros
por donde caminar en medio del destino.

Deja un comentario