Todas las entradas de: Edu

¿Para qué sirve un perro?

En la muerte de nuestro perro nos preguntamos el porqué del lamentable hecho de que la vida de los perros sea más corta que la de los humanos.
Un niño de seis años dijo: «yo sé el porqué. La gente viene al mundo para poder aprender como vivir una buena vida, como amar a los demás todo el tiempo y ser buenas personas, ¿verdad?»
«Bueno, como los perros ya saben cómo hacer todo eso, pues no tienen que quedarse por tanto tiempo como nosotros»
La moraleja es: Si un perro fuera tu maestro, aprenderías cosas como:
* Cuando tus seres queridos llegan a casa, siempre corre a saludarlos.
* Nunca dejes pasar una oportunidad para ir a pasear. Sigue Leyendo...

Situación absurda

Pongámonos en el supuesto práctico de que te encuentras detrás de un coche de policía en un semáforo en rojo, y a algún individuo se le ocurre la genial idea de tocar el claxon de su vehiculo. El Señor Policía, creyendo que has sido tú, se baja del coche dispuesto a ponerte una recetita por contaminación acústica, evidentemente, al no haber sido tú el que hizo sonar la bocina, intentas razonarle para que cese en su empeño de multarte, tras un breve parloteo, el agente decide que para solucionar el asunto toques tu bocina para ver como suena y así resolver el malentendido. Bien, llegados a esta situación se te plantean dos posibles resultados: Sigue Leyendo...

¿Qué es bueno, qué es malo, quién sabe?

Hay una historia acerca de un viejo sabio en la China que tenía un caballo y un hijo. Todos sus vecinos le tenían lástima y siempre le decían: «Qué triste que todo lo que tienes es un hijo y un caballo». El viejo sabio siempre respondía con las siguientes palabras: «¿Qué es bueno, qué es malo, quién sabe?» Un día, el caballo se escapó. Todos los vecinos se le acercaron con mucha compasión, diciendo: «¡Es terrible, tu único caballo se escapó y ahora solamente tienes a tu hijo. Es terrible!». Como siempre, el viejo encogió sus hombros y dijo: «¿Qué es bueno, qué es malo, quién sabe?». Pasó una semana y el caballo regresó, y con él venían doce hermosos caballos salvajes. Los vecinos estaban muy emocionados y corrieron hacia el viejo proclamando su buena fortuna: «Es tan maravilloso, ahora tienes muchas posesiones». Sigue Leyendo...

Aviso de utilidad pública

Se informa a los distinguidos lectores la pérdida de un corazón, el mio…

Se le puede reconocer por sus múltiples heridas, su sufrimiento notorio y por su falta de amor y aprecio por las personas.

Acostumbra a mendigar amor en las plazas y praderas del sector, buscando personas en sus mismas condiciones, a veces selecto, a veces sólo por sentirse solo.

Si usted lo encuentra, se le ruega devolverlo, de preferencia vacío y en el mismo estado que lo encontró.

No sin nuestro Dragón!!!!

MADRID- Es la una de la tarde. Un grupo de jubilados juega, como cada mañana, junto al Dragón del parque de La Elipa. Apenas un par de rayos de sol se dejan filtrar entre las cartas y el dominó de los mayores. Se respira ambiente de barrio. Gente que compra, va y viene; los niños salen del colegio; tiendas, autobuses, un parque y… una estatua con forma de dragón. «Es el símbolo de este barrio», relata Belén. A sus 26 años, lo recuerda como uno de los elementos intrínsecamente ligados a la vida de La Elipa. El Dragón se encuentra en la confluencia de las calles Ricardo Ortiz, San Maximiliano y la Avenida de Marqués de Corberá y da la bienvenida a todo el que llega, pero ahora está en peligro de desaparición. Los vecinos sienten que «quieren quitarnos el Dragón», comenta José María, un residente de la zona. Sigue Leyendo...

El niño elige pareja en el cielo

Cuenta una leyenda judía que cuarenta días antes de nacer, a cada niño se le elige pareja en el Cielo.

Dos almas se crean en el firmamento y entonces un ángel exclama: «Este niño será para esta niña».

Los ángeles voltean a la Tierra y ven desde arriba y a partir de ese día, no habrá obstáculo que impida su encuentro ni adversidad que vulnere su amor infinito.

No quiero

No quiero que me vuelva a ocurrir.
No quiero volver a sentir, no quiero volver a sentir.
No quiero que mis días sean grises si tú no me miras, si no veo la luz de tu mirada.
No quiero temblar solo con que tú me roces, con que me sonrías.
No puedo aguantar que mi vida esté vacía cuando descubra que no te voy a ver.
No quiero que ocupes todos mis pensamientos.
No quiero llorar solo porque escuche una bella melodía.
No quiero nada de esto, pero ya es tarde porque te quiero.
Te necesito a mi lado, quiero escuchar el latido de tu corazón. Me quiero perder a tu lado, que se pare el tiempo cada vez que te contemplo.
Quiero que seas lo más importante de mi vida, compartirla contigo. Sigue Leyendo...

Amor en la red

Ana miró el reloj. Sin darse cuenta habían pasado ya tres horas desde que se sentó frente al ordenador. Si su madre se enteraba de como había utilizado el tiempo en vez de estudiar le regañaría. Quitó la conexión a la línea telefónica al oír que las cadenas del ascensor se ponían en movimiento. Era su madre que volvía del trabajo. Debía de simular que había pasado toda la tarde estudiando. Se levantó al servicio, y al mirarse en el espejo vio como sus ojos llorosos del tiempo pasado frente al ordenador la delatarían.
Corrió rápidamente de nuevo a la habitación, y cogió de su estantería el libro de física y lo dejó sin cuidado sobre la mesa. A los pocos segundos su sospecha se confirmaba: Sigue Leyendo...

Tú estás a mi lado

Hacía un año que Ana tuvo aquel accidente que la condeno de por vida a perder la vista, desde entonces David su esposo se volvió su sombra la protegía y cuidaba con inmenso cariño, siempre le decía -“no te preocupes todo estará bien, sólo es cuestión de tiempo”. Mientras la abrazaba cariñosamente y depositaba un beso en su mejilla. Así pasaron los días, las semanas, ella se sumergió en una nube de depresión, lloró, gritó, al tiempo que nacía un nuevo sentimiento “la autocompasión” al saberse incapacitada y considerarse un estorbo para todo aquel que la rodeaba. Sigue Leyendo...

Decirte Te Amo

Decirte que te amo se me queda pequeño,
alguien debería inventar nuevas palabras para definir
mis sentimientos de entrega,
de devoción, de admiración,
de necesitarte cada segundo.

Eso siento y más.
Te digo que te amo, pero ya lo sabes,
quizás de tanto repetírtelo se desvirtúan las palabras,
pero no,
cada vez que te lo digo es porque mi amor por ti
ha aumentado.

sobre la invitación…..

No sé si alguien de aquí se acordará o simplemente no lo conozca, pero he reparado a leer varios textos y veo que hay compañeros voremios que están iniciando una invitación a la literatura llamada «La lengua de los ojos».
Lo que quiero decir, y no se ofenda nadie, nada más lejos…., es que ya hace muchisimo tiempo se inició una invitación a la literatura, que muchos recordarán sin titulo del que ya llevabamos 54 participaciones y la historia ya había tomado un rumbo determinado, hasta que se abandonó..
Lo cierto es que me da mucha pena precisamente porque era un relato en el que participamos muchos y estuvimos muy interesados en poder sacar con ayuda de todos un libro sobre esa historia tan nuestra y que ya se ha quedado perdida en el olvido.
Simplemente me gustaría que continuaramos entre todos esa gran obra nuestra, para que no quedara en lo que es ahora, otro texto más. Pero por supuesto poder seguir escribiendo esta ultima gran participación que promete bastante.
Un voremio nostálgico…. Sigue Leyendo...

Octubre

Sosegado, cansado por pensar siempre en la ingrata traición. Me propuse olvidar todo aquellos malditos recuerdos.
Recuerdos que me atormentaban, instantes ominosos, lacerantes que hacían añicos mi corazón ya pulverizado por la desidia de una hipócrita mujer.
Pasaron las horas, los días, las semanas y entonces en un lugar impensado, encontré el amor de una bella y romántica mujer.
Ella, se entrego por completo a mí, no guardo para si absolutamente nada. Mi preciosa y cándida niña; cuanto daño te hacia con esos instantes que te pulverizaban el alma, palabras que soltaba al azar; recuerdos que atizaban tu dolor, pero maldita sea no podía evitarlo, no podía… por mas que lo quería. Sigue Leyendo...

Tiempo de aprender a amar

Margarita una italiana de 16 años está de cumpleaños, quizás el cumpleaños mas feliz de su vida, en su celebración de noble aristócrata están invitadas todas las chicas del pueblo, es un gran evento pues existen pocas celebraciones de tal magnitud y en tal lugar. Los preparativos comenzaron hace meses, encargando a Londres un piano nuevo, pues el padre decía que los pianos italianos no nacieron para tierras tan lejanas, también se encargó un maestro de piano, este si del país natal y se esperaba la llegada de un nuevo chef, probablemente llegaría hoy lamentablemente no podrá preparar el banquete de la fiesta. Sigue Leyendo...

Café solo

Ella ya estaría esperándome con la taza de café por la mitad. Le había informado mediante un escueto mensaje al móvil acerca de mi evidente retraso, ya que el tráfico era intenso incluso a esa hora, las seis de la tarde, y le animé a que empezara sin mí. Llevaba más de quince minutos ante un semáforo, había un atasco de mil demonios. Pero aunque ya llegaba tarde a la cita, no sentía aún los síntomas habituales que me produce la impuntualidad y, más que ninguna, la mía propia. Ante el desorden, la apatía, el aburrimiento, la falta de carácter de algunas personas, y demás cosas que a cualquiera pueden sacar de quicio, yo no mostraba gran nerviosismo, me mostraba bastante condescendiente. En cambio, el más mínimo atisbo de llegar tarde a una cita o de tener que quedarme esperando, generaba en mí un inevitable sentimiento de ansiedad e impotencia que me superaba. Ante aquel semáforo, sin embargo, e inmerso en un océano de estridentes toques de claxon, aún lograba mantener mi serenidad. Sigue Leyendo...

Palabras

Me parece que el ser humano está metido en una tremenda encrucijada moral y espiritual, como que día a día viene cayendo cada vez más rápido – a pesar de que existen muchas personas que están despertando – siento una sensación de soledad muy profunda ante tanta devastación, veo seres muy “feos” (sobre todo los líderes políticos y religiosos que corrompen la mente del vulgo ) que rigen el destino de una NACION llamada TIERRA, somos UNO, todos formamos parte de una unidad, el problema es que estamos separados por las ideologías y creencias religiosas, viviendo cada uno con cierto programa mental, veo seres maquinas que vegetan en una vida apagada, sin brillo, hastiados, aburridos, sometidos, esclavizados por la crueldad de un sistema impiadoso que maneja la mente de la gran MASA ignorante, que permanecen así porque no tienen capacidad de reacción debido al fuerte hipnotismo al cual están sometidos, realizados por una labor artesanal que viene llevando un trabajo de siglos y siglos sobre la tierra. Sigue Leyendo...

Sentir las palabras

Desorden que acompañas al genio, y que lo único que prueba es que el genio es terriblemente fuerte.
Que nace del caudal que chorrea sin parar de mis pensamientos, que quieren a toda costa evitar su muerte. Y que las palabras queden impregnadas en el tendente papel de la historia, construida por letras inertes.
Desorden si, pero en lo superficial, en los quehaceres cotidianos que están siempre presentes.
Que indignan al interior, meticuloso y organizado en ideas siempre coherentes que impulsan el dominio controlado al intentar conducir el exterior de las acciones y locuras sin suerte.
Acabando con coraje de inventar estas frases, para que suenen valientes. Sigue Leyendo...

Quisiera…

Quisiera tenerte aquí a mi lado
y que te quedaras por toda la eternidad…
quisiera sentir tus labios contra mis labios
y sentir tu cuerpo
quisiera mirarte a los ojos
y saber que la distancia no existe entre nosotros
quisiera tomarte de la mano
y no dejarte partir jamás

Invitación (54)

De camino al hotel ni Paul ni el supuesto «detective» intercambiaron palabra alguna, al llegar a la puerta principal del mismo uno de los empleados del hotel les ofreció un saludo cordial.

– ¡Buenos dias Señor!
Con tono cansado, pero firme Paul respondió cortésmete – ¡Buenos dias!
-¿Ha pasado Ud. una buena noche?
– No tan buena como hubiera deseado, pero gracias por preguntar – contestó mientras iba alejándose hacia el ascensor.

Historia de un cumpleaños

Me levanté esa mañana con ganas de pasarmelo bien, era la celebración de mi 25 cumpleaños y quería que todo saliera a pedir de boca.
Llamé por telefono a algunos invitados y les recordé la hora convenida días atrás, acto seguido me puse a comer.
Esa misma tarde compré los avatares para la fiesta, (Ron, Whisky, Ginebra y refrescos varios) no quería que a nadie le faltara de nada.

Invitación 52

De repente Paul se sobresaltó, miró su reloj nuevamente, mostraba las 08:30; ¡Había estado más de una hora de pie absorto delante del cartel!.

En ese instante oyó un coche que se acercaba a su posición, se dió la vuelta mientras el coche aparcaba delante de él. Era un Chevrolet azul, no reconocía ese coche, ni siquiera se parecía al de Katy, la dulce chica de la barra, de él bajó un hombre mayor, llevaba puesta una gabardina grisacea bastante descuidada y unos pantalones marrones de pana que resaltaban al negro de sus zapatos.

Cuando ya lo tuvo enfrente, Paul se percató de quién era, el viejo borracho que espiaba a Katy. Sigue Leyendo...

Libertad

Estoy encerrado en un pozo sin fondo,
en el que no encuentro salida alguna,
es muy oscuro y no veo nada,
más cuando cae el sol todo es negro.
Me miro los dedos y no los veo,
solo puedo verlos con el resplandor que hace la punta de mi cigarro
cuando lo aspiro impacientemente.

Pon la piedra más grande en tu vida

Imagina una caja mediana. Y en ella comienzas a depositar piedras pequeñas. Cuando casi está llena, decides poner la piedra más grande. Ya no hay lugar para ella. Si quieres que la piedra más grande entre, es la que tienes que poner primero. Después, las piedras pequeñas. Hasta que se llene la caja.

En nuestra vida es igual.

En tu caja llamada vida, haces tareas rutinarias que no te gustan o no son tan importantes. Pero ocupan casi todo tu tiempo. Cuando quieres hacer lo que más te gusta, lo que realmente te entusiasma… ya no hay espacio. Sigue Leyendo...

La nada

Siempre el mismo tropiezo,
granito duro,
que me condena a soñar despierto,
ni esperanza me da,
siempre mi martirio privado,
y no quisiera verlo,
su aire me deja helado,
y su ausencia me deja incierto
y hasta mi estima me hiere,
y no, no, no quisiera verlo.

Hoy voy a soñar contigo

Hoy voy a soñar contigo;
Sonámbulo robaré tu sueño a mi habitación,
y te llevaré de la mano…Hasta un no sé que.

Recordaré cuando tus besos me besaban,
cuando tus ojos me miraban,
cuando tu corazón palpitaba de amor.

Romperemos el espacio y el tiempo,
para caminar los caminos que no volvimos a caminar;
para reír las risas que no hemos vuelto a reír;
para suspirar los suspiros que se quedaron sin suspirar.

Invitación (46)

Estaba a punto de salir por la puerta cuando notó una mano en su hombro, en ese instante volvió a la realidad, pensó en la gigantesca figura que le perseguía por la Avenida y que al final desapareció en la Travesía… observó su mano zurda, aún sangraba a consecuencia del corte anterior y posiblemente su agresor podría haber seguido el rastro de sangre que dejaba por el suelo.

– ¿Ya te marchas?

La voz delicada y dulce de una mujer le hizo despejarse toda duda, era cálida e hipnotizante a la vez, se dió la vuelta y allí estaba ella… la chica de la barra… Sigue Leyendo...

Invitación (40)

Estaba nervioso, la tensión se notaba en el ambiente… tanto que se podía cortar con su cuchillo, intentó tranquilizarse un poco, no podía.
Palpó rapidamente en el suelo, mientras oía que los pasos del agresor se acercaban cada vez más, Paul notó algo… ¡Eran latas!, dos pequeñas latas de conserva oxidadas y abiertas.
Intentó agarrar una, cortándose los dedos de su mano zurda, mas no podía gritar, el hombre gigantesco estaba bastante cerca.
Notaba que su mano sangraba abundantemente, no obstante cogió una de esas latas y la lanzó al lado opuesto de la travesía… Sigue Leyendo...

Invitación (35)

Poco después de cruzar la tercera calle de la Avenida Principal miró su reloj… eran las 12 de la noche. Aceleró el ritmo de sus pasos, se encontraba intranquilo. La niebla se hacía cada vez más densa, tanto que no podía ver a más de un palmo de distancia, pero siguió corriendo.

De repente se hizo el silencio, Paul se paró en seco, notaba como alguien le seguía los pasos, nervioso, se ocultó entre unos cubos de basura cercanos a una travesía que cortaba la Avenida, el olor era insoportable…

Soledad 7

Aqui sigo tan solo como siempre
solo como sólo yo se estar
con la unica compañía de mi soledad
y la gran amistad de la misma soledad.

Quiero culpar a alguien de mi soledad
pero no encuentro a quien culpar
pues culpable no eres tú de mi soledad
y culpable alguien más no creo que sea.

Hoy

Hoy llámate mujer,
el que te ama es un hombre.
No se que eras, no se como te consideres
Para mi solo llámate mujer,
linda caricia.

Sodoma esta de luto
y grandes fiestas;
a lo mejor no he respondido correctamente

Soledad 6

Soledad, palabra que escondes la verdad,
Sol de vida, amor y amistad, de amores y promesas
en busca de la felicidad.

Edad, tiempo que transcurre, entre risas y alegrias
dolor, penas y llantos ilusiones perdidas
Como un soplo de viento viene y como un suspiro se va .

Soledad de nuevo vienes a verme
Hablas de campos verdes, mares, ríos y peces
de una vida hermosa, que no tiene final