Todas las entradas de: Yopis

Como no imaginarte, como no recordarte hace apenas cuatro años (re-edición)

No podía creerlo. No podía creer que habías muerto a causa de la leucemia.
Abrí el periódico y ahí estaba… tu obituario.

No puedo dejar de recordar todos los momentos que vivimos juntos. Las carreras bajo la lluvia de Valdivia; cuando entraste a ese restaurant a buscarme; o ese helado en el puente Calle-Calle… los paseos por los jardines de la que ahora es mi universidad… tantas cosas que, a pesar de que han pasado más de 4 años y nuestra relación fue corta, nunca han sido borrados por el tiempo ni por la distancia… y que son recordados hoy con más intensidad cuando pienso, imagino y acepto que nunca más nos encontraremos en las calles de la ciudad. Sigue Leyendo...

¿Cuántos años tiene un día?

Ya ha pasado una semana desde que la tierra se hizo sentir entre mi gente.

¿Cuántos años tuvo esta semana? ¿Cuántos días tuvieron esos segundos en que fuimos azotados?…

Dentro de todas las cosas horribles que hemos visto los que pasamos a ser casi unos meros espectadores de esta tragedia en mi país. . . hemos pasado desde el llanto a la alegría al ver a nuestra gente con entusiasmo y garra poniéndose de pie para continuar. . . desde la pena a la rabia al ver como los delincuentes se aprovechaban del dolor para saquear… desde la desesperanza al orgullo de ver, de escuchar a nuestra gente decir “ustedes dicen que lo perdimos todo, nosotros decimos que tenemos nuestras manos para comenzar de nuevo”. Sigue Leyendo...

«2 days in Paris» Extracto del guión.

Flujo de conciencia:
«Para resumir 4 horas de charla, diré que una relación es difícil, aún más conocer al otro y aceptarlo con todo su bagaje. Jack creía que lo rechazaría si lo conocía de verdad, si se desnudaba delante de mí. Se había dado cuenta de que no me conocía ni yo a él. Para amarnos de verdad, debíamos saber la verdad. Incluso si es dura. Le dije la verdad, que no lo había engañado. Y que había visto a Mathieu por la tarde. No se enojó conmigo porque no había pasado nada. Le dije que me costaba mucho decidir que una relación definitiva, era la buena y que me quedaría con alguien para siempre. Me costaba quedarme, hacer que funcionara, prefería salir corriendo al primer problema. Le dije que no podía estar con un solo hombre toda mi vida. Era mentira, pero lo dije. Sigue Leyendo...

El padre (de Olegario Lazo Baeza)

Estimados bohemios voremios:

Recordando mis inicios en las letras… los primeros libros que leía juntando sílabas y los cuentos que no olvido porque ahora son propios, quería compartir con ustedes un relato que me emociona aún el día de hoy hasta la angustia… las lágrimas, que sin duda alguna ha marcado mi forma de escribir y leerlos.
El cuento es de un compatriota (chileno), que retrata claramente parte de la cultura de mi pueblo en el modo de expresarse, en la narración.
Espero con ansias vuestras impresiones y también los invito a compartir esos textos clásicos de nuestras vidas que tanto nos han dejado. Sigue Leyendo...

Me das en el alma, pequeña

Desde mi cama, mientras rompes los vidrios de la cocina y gritas a destajo… me doy cuenta de que yo he asumido el roll de madre contigo.
Desde mi cama, mientras te escucho sollozar de rabia y de vergüenza… pienso y espero que algún día madures y sepas afrontar los problemas.
Desde mi cama, mientras te siento teclear en tu portátil con tus amigas… ruego porque más tarde me pidas inocentemente un café madre…

Ayer era tu hija, madre.
Hoy madre, mi hija eres tú.
Mañana y siempre, seguiremos siendo nosotras.. de esas que se equilibran entre sí, de esas de verdad, de ese amor que duele, reconforta, compartido y único. . . de momento, prepararé las tazas. Sigue Leyendo...

Noche…

Desde la compañía de mi soledad y mi gato Diego… les escribo pensando que si fumara me gustaría fumar ahora y pensando en lo que escuché de una canción de Facundo Cabral: «Rico no es el que más tiene, sino el que menos necesita». Hoy es una noche en donde me siento millonaria. Escuchar Fito Páez y el silencio entre cada canción que proviene de los campos cercanos a mi casa es el mejor regalo junto con el ronrroneo de mi gato que exige un poco de atención.
Sábato me guiña las páginas desde el velador. Me invita a un café, acepto, me despido… ¡no vaya a ser que Ernesto se enoje! Sigue Leyendo...

La resistencia (Ernesto Sábato)

«Pero ¿cómo pueden ser una falsedad las grandes verdades que revelan el corazón del hombre a través de un mito o de una obra de arte? Si aún nos siguen conmoviendo las desventuras y proezas de aquel caballero andrajoso de la Mancha se debe a que algo tan risible como su lucha contra los molinos de viento revela una desesperada verdad de la condición humana. Lo mismo ocurre con los sueños, de ellos se puede decir cualquier cosa, menos que sean una mentira. Pero al sobrevalorarse lo racional, fue desestimado todo aquello que la lógica no lograba explicar. ¿Acaso son explicables los grandes valores que hacen a la condición humana, como la belleza, la verdad, la solidaridad o el coraje? El mito, al igual que el arte, expresa un tipo de realidad del único modo en que puede ser expresada. Por esencia, es refractario a cualquier tentativa racionalizadora, y su verdad paradójica desafía a todas las categorías de la lógica aristotélica o dialéctica. Sigue Leyendo...

Marcar… o no marcar.

Y desde que me enteré que ya no estás con ella, no puedo evitar sentir ganas de llamarte… no por regresar contigo, sino para que oigas mi voz, recuerdes todo lo que arruinaste.

Mi abuela tenía razón: «Aquí se hace, aquí se paga»

No es que te quiera, pero no puedo evitar sentir un poco de satisfacción al ver que tomas de tu propio brebaje.

Definitivamente, al menos, saludaré por msn.

Sueños reveladores. (Gracias Diesel)

Después de tener un sueño perturbador de muchas horas de duración, en donde vi tu cara plasmada en ese sueño que tenías de publicar tu propio libro, de escucharte hablar por teléfono y de verte llorar… no me había dado cuenta que estaba dormida…me desperté.
Y ahí estaba, acostada en mi cama, en mi casa, asustada… sentí una mano reposada en mi cintura, me di vuelta… y era mi novio Aldo durmiendo plácidamente.
Respiré profundamente, aún un tanto asustada… prendí el computador, abrí vorem, página de diesel… texto, «Teresita»… primera frase… «es que éramos muy niños…» Sigue Leyendo...

Por fin

Ajá y por fin queridos amigos que no veo o de los que no conozco su existencia por mi larga ausencia… he vuelto a mi teclado.
Espero que me hayan esperando como yo he esperado todo este tiempo para volver junto a ustedes.

Denme un par de días para escribir y me pondré al corriente con los nuevos amigos.

Quiero noticias de ustedes también.

Un abrazo para cada uno.

Rossana.

Pd… ¡a esto yo sí que le llamo una verdadera invitación a la literatura!

Sentirse mal por no sentirse mal

Y bueno, así nada más son las cosas, caen por su propio peso.

Contextualizando:

Mi familia paterna es muy numerosa… y bueno, mi padre (con el que ya no me veo hace años, pero eso lo contaré otro día) tiene 12 hermanos, de los cuales 3 han muerto. Uno de esos hermanos, estaba desde hace mucho enfermo… y lamentablemente mi ojo clínico ya había diagnosticado hace meses un cáncer, predicción que se confirmó el domingo recién pasado. Es un poco triste, más por su familia según yo…

Como no imaginarte, como no recordate hace apenas dos años (8)

No podía creerlo. No podía creer que tenías leucemia.
Asi que para salir de dudas, llamé a tu mamá… quien al escuchar mi voz, rompió en llantos.
No puedo dejar de recordar todos los momentos que vivimos juntos. Las carreras bajo la lluvia de Valdivia; cuando entraste a ese restaurant a buscarme; o ese helado en el puente Calle-Calle… los paseos por los jardines de la que ahora es mi universidad… tantas cosas que, a pesar de que han pasado más de 2 años y nuestra relación fue corta, nunca han sido borrados por el tiempo ni por la distancia. Sigue Leyendo...

Fin de semestre.

Y cuando terminé de contestar el examen, fui al terminal de buses para volver a mi cuidad. Sola, esperando 30 minutos y con el pantalón pegado a los muslos por la lluvia, no pude evitar apoyarme sobre mi hombro y llorar.
Desperté, respiré profundo, y me subí al bus.
Me dormí en el viaje.
Desperté. Miré el campo que me guiñaba el ojo con su rocío y me juré amor eterno.

Braulio

Y con el pasar de los días, los letreros que tenían la foto de su cara iban desapareciendo junto con la esperanza de que lo encontraran sano y salvo. Y junto con la lluvia de Valdivia, se iba disolviendo la tinta del cartel y la palabra que estaba en la parte superior de la pancarta, DESAPARECIDO.

La crisis de los 20

Y es que me encuentro cuestionando toda mi vida en este momento. Y debe ser el hecho de que cumpliré 20 años pronto. Mi amiga Fernanda me contó que a ella le pasó algo igual una semana antes de su cumpleaños ¿Porqué sucede realmente esto?.
Tengo 19 años y cumpliré 20 el 6/10… estadísticamente ya he vivido 1/4 de mi vida. He aprendido muchas cosas básicas como caminar, hablar, leer, escribir, socializar etc… pero ¿qué cosas he hecho que los demás no? ¿Qué me diferencia de los demás?.
Me di cuenta de que me visto igual que cuando tenía 13 años, tengo el pelo igual desde los 12 y que ya no tengo esa edad… los 20 es un paso, un paso que te deja un poco más en el mundo de la adultez. Debido a esto es que decidí cambiar un poco: Cambiar mi guardarropa, aprender a bailar sin pisar a mi compañero, aprender a hablar francés antes de los 22, conocer el resto del mundo antes de los 35 años, peinarme de vez en cuando y usar un poco más de faldas… no sé porqué, creo que me sentiré más a gusto asi. Sigue Leyendo...

Alcohol

El otro día estaba leyendo la parte trasera de un cuaderno en el que solía escribir mis mañas adolescentes, y entre las hojas sentí el fácilmente identificable olor a cerveza emanar de él, por esos años más de alguna ocasión tuve para beber y luego ver “qué cosas podían salir” del lápiz al papel, obviamente en estados que solían ayudar el despilfarro de licor sobre la mesa y el cuaderno. Tenía un amigo el que compartió algunos de esos momentos, que no eran siempre de soledad. Recuerdo sus líricas reflexiones entorno al trago, decía que el alcohol es un buen aliado y que es muy comprensivo cuando se tiene pena… pero que tiene los oídos sordos y que cuando se lo ve, da la espalda y se va a dar unas vueltas por ahí. Hoy, tengo un primo que dice que el alcohol es malo y que es mejor no acercase a él, que es peligroso, un «arma de doble filo» por llamarle de algún modo. Una tía dice que es un excelente acompañante y que por eso aún no se ha casado. Mi padre le teme, ya que le agrada tanto, que le asusta no poder decidir cuando compartir con él y cuando no. Las ciencias médicas, afirman que el alcohol es dañino y que causa daños neurológicos graves y permanentes. Mi futura profesión, lejos de esos días tardíos de mi infancia, ayuda a revertir esas cosas, ayudar a mejorar esa «adicción» (si es que le podemos llamar así) y que retomen su vida normal. Sigue Leyendo...

Botón azul

Recién comprado el traje que lucía Roberto. Gris, muy bonito, de botones azules. Tres meses espero para tenerlo y porfin hoy podía lucirlo. Decidió salir a dar una vuelta por la ciudad. Sentando en el andén, esperaba el tren que le llevaría a su primera entrevista de trabajo. Estaba emocionado. Él y su traje nuevo; de lanilla natural, de marca. de primera calidad, único en su estilo. Al llegar el carro, ingresó con destacada galantería. Dentro, palideció: ¡Faltaba un botón! Miró a su alrededor y entonces lo vio, afuera, en el andén, justo cuando el vagón cerraba sus puertas. Sigue Leyendo...

Los enanos

Cuando era pequeña pensaba que.. bueno, la cosa es así: dentro de cada cajero automático hay un enanito que cuenta dinero, recibe depósitos y escribe comprobantes. Cuando algún enano de queda sin dinero, corre por las alcantarillas al cajero más cercano, y le pide dinero a su colega. Todos sabemos que los enanos son de mal genio, así que a veces se pelean y no se prestan el dinero. Es entonces cuando quedan fuera de servicio. Y para pasar las rabias, el enano en cuestión prende un cigarrillo, busca un teléfono público y conversa con el gnomo que le da su vuelto. Sigue Leyendo...

En día en que mis enemigos me tiren flores, ese día… habré muerto.

Pero tampoco me gusta que mis amigos me lancen buenos comentarios. Acaso será que las dos mitades de mi, odian y aman mutuamente a cada una de las partes involucradas.
Será que Rossana no cree en la amistad, y Pilar sí cree en la redención de los pecados.
El asunto se me viene de perlas después de una noche de conversaciones, copas y amigas; reencuentros y descubrimientos de secretos a voces.
¿Por qué puedo ver dentro de las personas? A veces es asqueroso. Y como puedo ver dentro mío y no solo ver estas dos partes de un todo que me conforman. Y a la vez ver las partes oscuras de mis propios «yoes» en un sin fin de espejos rotos, multiplicados por diez mil y extendidos hasta el puto universo, que al final no es más grande que un grano de arena. Sigue Leyendo...

Odio a los poetas, pero amo la poesía

Y es que detesto a Neruda haciéndose el dulce, sólo para lograr que unas piernas se abran. Al menos Bergerac era sincero al respecto…si hasta Moliere lo era!.

Odio a Huidobro, por ser un infante rico que quería ser pobre, pero pagaba todo con dinero que no había ganado. E incluso la tinta y las hojas que usaban eran de marca. Para que decir la pluma.

Me cae mal Rocka por ser tan porfiado, y creer que autodestruirse es sano.De todo lo que nos perdimos con su muerte. Muy egoísta.

Preguntas y respuestas

Cuando escribimos un relato, existen 6 preguntas básicas para responder y hacer sobre un hecho.

Por ejemplo, cuando crea un cuento, estas 6 preguntas tienen que ser contestadas para que el lector pueda entender de que trata la narración.

1) Qué: Se atribuye al «qué pasó»
2) Quién: A quién le pasó el qué.
3) Porqué: Porqué fue que le pasó el qué al quién.
4) Cómo: Cómo le pasó el qué al quién.
5) Cuando: Cúando le paso el qué al quién.
6) Dónde: Dónde le pasó el qué al quién.